¿Qué es la Silícea?

El silíceo es un elemento químico muy abundante en la corteza terrestre. De este modo forma parte de un gran número de piedras y rocas. Una de ellas es el cuarzo. La silícea que se utiliza para la homeopatía o para la fabricación de productos de belleza es un mineral que procede de la oxidación del cuarzo.

Propiedades y beneficios de la Silícea

La silícea no tiene científicamente reconocidas sus propiedades. No obstante, el hombre siempre le ha atribuido ciertas virtudes y las medicinas alternativas llevan ya al menos dos siglos utilizándolas para curar dolencias.

Se le atribuyen muchas propiedades, entre ellas las siguientes:

  • Ayuda a mejorar en el caso de enfermedades de los huesos, como la osteoporosis e incluso en el caso de retraso en el crecimiento.
  • Refuerza el sistema inmune combatiendo también los síntomas que produce: debilidad, palidez, pérdida de peso progresiva, sensación de cansancio, frío…
  • Combate el estrés y sus síntomas: dolores de cabeza que pueden venir en forma de migrañas, calambres musculares, agotamiento físico…
  • Ayuda a curar enfermedades respiratorias: catarros, problemas de los bronquios, pulmones o incluso problemas crónicos como el asma.
  • Mejora el estreñimiento: el estreñimiento causa muchos problemas de salud, ya que no permite una buena eliminación de las toxinas, que quedan en el cuerpo produciendo un efecto de “envenenamiento interno”

Uso de la silícea en homeopatía

Estamos ante uno de los 25 policrestos de la homeopatía, es decir, remedios capaces de tratar una gran selección de síntomas tanto físicos como psicológicos  y que además se corresponden con un tipo de persona muy concreta.

La persona silícea es físicamente menuda. No suele ser demasiado alta, es más bien delgada y puede parecer algo enclenque. Son personas que le dan una gran importancia a la sinceridad y a la honestidad. En sus trabajos son muy responsables y trabajadores.

Se toman todo muy en serio y cuidan los detalles, pero en su vida privada son capaces de dejar a un lado esa obsesión para ser divertidos y alegres. Tienen un gran sentido de la generosidad y por eso suelen colaborar con todo tipo de asociaciones benéficas.

Cuándo se desequilibran estas personas pueden mostrarse muy irritables y tercos. A veces pueden acumular mucho resentimiento y entre sus miedos está el de actuar, bloqueándose a veces presa de la indecisión.

El principal problema de las personas silíceas son las infecciones de diversos tipos, las cuales se tratan en todo caso con este remedio. Entre ellas están las siguientes:

  • En los párpados de los ojos. Inflamaciones en los párpados que causan ojos rojos o hinchazón. También orzuelos o incluso granos supurantes.
  • Catarros con tos, bronquitis, infecciones de garganta, otitis etc
  • Problemas de boqueras y encías muy sensibles
  • Trastornos relacionados con la piel grasa, como acné, caspa, forúnculos supurantes etc.
  • También se utiliza la silícea para ayudar a expulsar un cristal o una astilla que haya quedado en el interior de la carne.
  • Es adecuada para el tratamiento de los huesos que se desgastan de manera inusual para su edad.
  • Está indicada para fortalecer el sistema nervioso e inmunológico.
  • Contribuye a mejorar los problemas de impotencia masculinos.
  • Ayuda a mejorar el estreñimiento cuando se tienen ganas de defecar pero se tiene la sensación de que las heces vuelven hacia adentro.
  • En el terreno psicológico está indicado para aquellas personas que no duermen debido a sus preocupaciones. Se despiertan en mitad de la noche y tardan en conciliar el sueño porque no dejan de pensar en aquellas cosas que les preocupan.
  • Ayuda a combatir el miedo a las agujas y otros objetos puntiagudos.

Un problema muy característico de las personas silíceas y que se puede tratar con este policresto es la sensación continuada de tener un pelo en la lengua y no ser capaces de quitarlo, pudiendo llegar a sentirse de manera casi obsesiva.

Su uso en la medicina convencional

La medicina convencional no le reconoce usos terapéuticos a la silícea y actualmente todavía se está investigando sobre sus propiedades. Por este motivo, no se utilizan ni las cremas de silícea ni los suplementos del mismo para el tratamiento de enfermedades.

No obstante si se utiliza en la industria de la belleza, ya que se le atribuyen propiedades regeneradoras de la piel, por lo que es un ingrediente presente en las cremas antiarrugas y en tratamientos antiedad en general.