¿Qué es el Phosphorus?

Phosphorus es el nombre latino del fósforo, un mineral presente en la naturaleza y también en el cuerpo humano. Desde el punto de vista nutricional, se le ha considerado popularmente el alimento del cerebro, pero tiene una mayor importancia en la formación de los huesos, ya que debe de estar equilibrado con el calcio.

Si el fósforo y el calcio no están en un buen equilibrio, puede suceder que el cuerpo no los asimile correctamente. La falta de fósforo causa debilidad, temblores y anorexia.

Propiedades y beneficios del Phosphorus

  • Trastornos digestivos. El Phosphorus puede ser empleado e caso de acidez de estómago, pero también para el tratamiento de problemas serios de estreñimiento. Curiosamente, su acción también puede regular las diarreas, especialmente aquellas que son producidas por las colitis.
  • Problemas del sistema respiratorio. El Phosphorus ayuda a combatir el asma, los problemas de bronquitis, la tos fuerte y las neumonías que frecuentemente atacan al pulmón derecho en el caso de personas con esta personalidad homeopática.
  • Problemas capilares, como la caída del cabello, la caspa o la seborrea. Es especialmente efectivo si estos problemas se producen a consecuencia de una enfermedad que haya causado debilidad o una mala alimentación que pueda haber descompensado los niveles de vitaminas y minerales del cuerpo.
  • Problemas en la piel. Las personas Phosphorus pueden padecer de problemas en la piel, como eccemas e incluso psoriasis.
  •  Sangrados. Tanto en el caso de hemorragias de nariz como si se trata de heridas que se abren una y otra vez. También es eficaz para los problemas relacionados con hemorragias menstruales muy abundantes, con la sangre roja.
  •  Trastornos nerviosos. Miedos y temores, incluidos terrores nocturnos y el miedo a la muerte. También ayuda a mejorar problemas de tics.
  • Problemas circulatorios. Uno de los problemas más frecuentes en las personas Phosphorus es que sufren de manos y pies demasiado fríos o calientes, debido a problemas circulatorios. Precisamente, este remedio puede ayudarles a mejorar ese problema.

Usos del Phosphorus en homeopatía

El Phosphorus es otro de los policrestos homeopáticos, válidos para curar una gran cantidad de síntomas en las personas que se corresponden con este tipo de personalidad.

La persona Phosphorus suele tener un aspecto físico bastante elegante, alto, delgado y bien proporcionado. Es pálido, su pelo puede tener aspecto cobrizo o tirar al pelirrojo y se sonroja con mucha facilidad.

En cuanto a su carácter, se trata de personas muy alegres y charlatanas. Les gusta ser el centro de atención y suelen conseguirlo por su carácter ameno y muy extrovertido. Hacen sentir bien a la gente que está a su alrededor y normalmente son amigables. Son personas con una gran inteligencia y muy generosas, dispuestas a ayudar a todo el mundo y con una gran inclinación por el arte, especialmente la música.

Uno de los puntos en contra que tienen las personas Phosphorus es que a menudo funcionan como un fósforo inflamable. Pueden brillar a plena luz y ser el foco de todas las miradas y al poco tiempo apagarse de repente y sentirse vacíos, agotados, como si hubieran dado todo lo que llevan en su interior y no fueran capaces de compartir nada más.

El otro punto débil viene de sus miedos interiores. Son personas hipersensibles a las que les angustia la idea de la muerte o de la enfermedad, lo que incluso puede llegar a hacer que se vuelvan hipocondríacos. A menudo, al anochecer, se sienten muy tristes y asustados y lo mismo les ocurre cuando se despiertan muy temprano por la mañana o en mitad de la noche.

Pueden tener diferentes focos para sus temores, siendo los más básicos los más frecuentes: la muerte, la enfermedad, los truenos, la oscuridad… Esto se hace patente desde que son muy pequeños, por lo que suelen ser niños con muchos terrores nocturnos y pesadillas.

Cuando están bien, encendidos, los “fósforo” son grandes amantes de su familia y de sus amigos, muy afectuosos y que reclaman seguido la atención y muestras de amor, pero al apagarse pueden incluso mostrarse indiferentes hacia las personas que más quieren. En estos momentos, el mejor consuelo que se les puede dar es dejarles hablar y expresar lo que llevan dentro.

¿Cómo se utiliza en la medicina natural?

Se sabe que la falta de fósforo produce dolores musculares, ya que además de en la formación de los huesos, el fósforo influye en el tejido muscular. También puede causar debilidad, ya que es uno de los minerales que ayudan al cuerpo a almacenar energía.

Estos síntomas, en medicina natural se combaten de dos maneras: tomando suplementos de fósforo o aumentando el consumo de alimentos que lo contienen. Estos alimentos son los lácteos, las carnes, las legumbres, los pescados, los frutos secos, el germen de trigo y las bebidas con gas, especialmente las de cola.

Su uso en la medicina convencional

El fósforo está presente en muchos medicamentos convencionales, así como en sales de fosfatos que se utilizan para tratar los dientes sensibles. Normalmente, forma parte de complementos nutricionales para aquellas personas que presentan una carencia de este mineral.

Es habitual que los pacientes renales tengan que tomar tratamientos para bajar los niveles de fósforo de su organismo, ya que estos suelen elevarse a causa de su enfermedad.

También se utiliza como parte de los medicamentos laxantes que se recetan para una limpieza de colon antes de realizarse una colonoscopia y para el tratamiento de la acidez de estómago.