¿Qué es la Dulcamara?

Esta planta es característica de los bosques húmedos y posee unas bonitas flores púrpuras con estambres amarillos. Sus frutos recuerdan a pequeños tomates, pero son muy tóxicos.

Esta planta nace en bosques y sirve de alimento a los pájaros que no sufren su toxicidad. Sin embargo, nacen con mucha facilidad y a veces aparecen en jardines, pero no son muy bien recibidas ya que se consideran especie invasora y se lucha contra ella.

Propiedades y beneficios de la Dulcamara

Estas son las propiedades beneficiosas más significativas de la Dulcamara utilizadas tradicionalmente en medicina natural y homeopatía:

  • Laxante: Ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo, contribuyendo a la eliminación de los residuos. Es también un buen diurético, por lo que ayuda a limpiar el cuerpo por completo.
  • Depurativo: Entre sus propiedades de limpieza también están las depurativas del hígado, favoreciendo la eliminación de las toxinas acumuladas y por tanto la mejora de la salud en general.
  • Problemas de piel: Ayuda con alergias en la piel, aparición de ronchas, herpes y otros problemas infecciosos. Es su uso más común porque también es el más seguro de manera tradicional.
  • Sedante: Relaja los nervios y ayuda a que se pueda conciliar el sueño con mayor facilidad.
  • Analgésico: Alivia el dolor, especialmente aquel relacionado con el estómago y la barriga, pero en general contribuye a calmar todo tipo de molestias leves o moderadas.
  • Alergias: Ayuda a combatir los síntomas de las alergias y se ha utilizado en fitoterapia desde hace mucho tiempo con esta misión.

La Dulcamara en la homeopatía

La persona Dulcamara es generalmente una mujer, con sobrepeso y muchos problemas de celulitis. Es alguien que se preocupa mucho por el futuro y que no soporta demasiado que le lleven la contraria.

Tiene poca paciencia con otras personas y se irrita con facilidad con la gente. No suele concentrarse demasiado y es fácil que no recuerde nombres o palabras concretas, perdiendo el hilo de lo que cuenta.

Es la típica persona caprichosa que da muchas instrucciones a un camarero sobre cómo quiere su plato para luego no probarlo tan siquiera. Esto suele hacer que muchas personas la eviten.

Una de las principales características de una persona Dulcamara es que no soporta el frío y la humedad, lo que le causa todo tipo de trastornos: respiratorios, reumáticos, dolores articulares, cistitis etc.

Cuando vive en una zona con este tipo de tiempo siempre está enferma y se encuentra fatigada y sudorosa. Sus menstruaciones suelen ser dolorosas y problemáticas en invierno.

Suele tener la cara enrojecida cuando hace frío y a veces algo hinchada. Presenta muchos dolores de cabeza y de ojos, especialmente al leer, algo que suele costarle trabajo.

Con la gente que le rodea es muy posesiva. Suele marcar su territorio y cuando considera que alguien está en él (hijos, pareja etc.) lo controla y trata de imponerle sus puntos de vista, por lo que muchas veces sus relaciones fracasan.

Para sus personas cercanas puede ser tremendamente agobiante y muchas veces ejerce el chantaje psicológico, dramatizando y amenazando con suicidios si no se hace lo que quiere.

No tiene una vida propia, solo vive a través de los demás, lo que complica mucho las cosas. Puede llegar incluso a hablar mal de sus seres queridos si estos no obedecen sus dictados.

La Dulcamara es un policresto que sirve para tratar todo tipo de enfermedades, entre ellas las relacionadas con la piel, como verrugas y herpes; con los catarros y las congestiones; las cistitis causadas por el frío; el dolor de cabeza; los trastornos de reuma y de dolores articulares.

¿Cómo se utiliza en la medicina natural?

Dado que estamos hablando de una planta muy venenosa, en ningún caso de utilizará para consumo, pero sí que se utiliza su jugo y sus emplastes para aplicarlos sobre la piel y tratar diferentes problemas.

Uno de los problemas con los que al parecer ha tenido más éxito es con los herpes. Estos son muy resistentes a casi todos los remedios naturales, pero la Dulcamara parece hacer mella en ellos.

Aunque se ha utilizado por vía oral para el tratamiento de alergias, se desaconseja su uso debido a su toxicidad. Un error podría tener graves consecuencias y por eso no merece la pena arriesgarse en su consumo.

Su uso en la medicina convencional

La Dulcamara forma parte de algunos tratamientos de la piel y para las alergias, pero quizás sean los estudios que se están realizando actualmente los que abran puertas futuras para su utilización.

Los frutos de la Dulcamara están resultando útiles, según diversos estudios, para el tratamiento del cáncer, especialmente de sus síntomas y de los dolores que algunos tipos de cáncer pueden despertar en el cuerpo.

Quizás, en un futuro cercano, la Dulcamara sea mucho más utilizada de lo que es actualmente y se descubran usos muy beneficiosos para combatir esta dura enfermedad.