¿Qué es el Bórax?

El Bórax es el nombre que recibe la sal de Boro que se comercializa en muchos establecimientos y que se origina de manera totalmente natural en determinados lugares tras la evaporación del agua en el que están disueltas estas sales. Los principales depósitos están en California (EEUU) y en otros puntos de América Central y América del Sur.

El Bórax se utiliza fundamentalmente como ingrediente de productos de limpieza, insecticidas y esmaltes, así como para soldar hierro y acero en el sector de la joyería. En un campo más negativo, el Bórax se emplea con frecuencia para adulterar la heroína.

El Boro está presente en el organismo humano, por ejemplo en el esmalte dental, en los huesos o en las glándulas paratiroides. Cuando hay una carencia de Boro aparecen caries, problemas de artritis o la osteoporosis.

Propiedades y beneficios del Bórax

Como ya hemos dicho, el Boro es fundamental en el cuerpo humano y una de las maneras de suministrárselo es mediante las sales de Bórax, que se pueden administrar de diferentes modos. El Bórax tiene estas propiedades:

  • Ayuda a combatir la osteoporosis. El Boro es fundamental para tener huesos fuertes. Si los huesos no están fuertes comienzan a aparecer los problemas de desgaste siendo la osteoporosis uno de los más graves.
  • Previene la caries. Básico en el esmalte dental, si se produce una carencia de Boro el esmalte se hace más permeable a las bacterias que causan la caries, la cual aparecerá más rápidamente y se extenderá con mayor facilidad.
  • Contribuye a evitar la formación de tumores. Una de las funciones del Boro es evitar que las células se reproduzcan de una manera irregular, causa de la aparición de tumores. Por eso, mantener unos niveles normales de Boro ayuda a que no aparezcan tumores.
  • Podría curar la artritis. Se sabe ya que el Boro, suministrado mediante Bórax, juega un papel muy importante en la artritis. Actualmente se está estudiando si podría ser posible que estas sales fueran la clave para la cura de una enfermedad muy dolorosa y que afecta a un gran número de personas.
  • Pre-menopausia. Se está estudiando el impacto del Bórax sobre las hormonas sexuales, beneficiándolas y ayudando a que los síntomas de la menopausia sean mucho más suaves.
  • Micosis. El Bórax es un buen producto para hacer desaparecer las infecciones causadas por los hongos tanto en los pies como en las zonas íntimas, aunque hay que tener cuidado en su aplicación.

El Bórax en la homeopatía

Aunque en medicina natural el Bórax no se utiliza en niños, en homeopatía sí y muy a menudo.

El niño Bórax se ve con una apariencia pálida, es un niño rudo y algo huidizo que parece pasarlo mal. Suele tener mucho miedo durante la noche y es frecuente que sufra de pesadillas, por lo que durante el día se muestra asustado, cansado y nervioso.

No le gustan los columpios porque se marea con mucha facilidad e incluso de bebé ya no quería que lo acunaran o que lo movieran. Tiene falta de concentración, en parte por su mal descanso y en parte porque es un niño muy perezoso.

Al tratar de centrarse en los estudios o en los juegos sufre dolores de cabeza y mareos y no se para demasiado tiempo en una cosa, sino que va de una a otra sin rumbo fijo. Es un niño que se enfada con mucha facilidad, tiene rabietas y puede pegar a otros niños.

Los adultos son también asustadizos, cualquier ruido los sobresalta y no soportan el jaleo o la música muy alta. Son personas que se marean con facilidad y no soportan ir en barco o los viajes en coche.

Suelen ser personas ansiosas y que siempre están con miedo a ponerse enfermos. Al llegar la noche se activan y prefieren trabajar por la noche y dormir durante el día si se les da la oportunidad.

El Bórax en homeopatía se utiliza para mejorar los problemas de este tipo de personalidades y, en general, para  las aftas en la boca, para superar miedos o para los problemas de huesos.

En general es para todo lo que hemos visto que puede ser útil el Bórax y este remedio se puede combinar con otros remedios homeopáticos para conseguir mejores resultados.

Dado que los remedios homeopáticos son totalmente inocuos, el Bórax se utiliza a menudo para tratar a los bebés que comienzan a mostrarse nerviosos con el ruido y el movimiento, dos síntomas de esta personalidad.

¿Cómo se utiliza en la medicina natural?

Normalmente, se utiliza una solución de una cucharadita pequeña de Bórax en un litro de agua, la cual se guarda en la nevera. La dosis diaria sería de tan solo una cucharadita pequeña al día y un máximo de tres en casos muy graves.

También se emplea esta disolución para lavarse las partes afectadas por hongos, aunque hay que realizar la mezcla más adecuada para cada tipo de problema y para cada parte del cuerpo.

Hay que tener en cuenta que el Bórax, como hemos dicho, se encuentra presente en muchos productos de limpieza y también en insecticidas. Por tanto, no es difícil imaginar que es altamente tóxico.

Por eso mismo no se recomienda consumir Bórax si no es bajo el estricto control de un médico e informando siempre a médico de cabecera para asegurarse de que no interfiere en otros medicamentos.

En ningún caso el Bórax puede usarse como remedio casero inocuo, tal como se hace con otras sales. Y bajo ningún concepto debe de ser consumido por niños o por mujeres embarazadas.

Su uso en la medicina convencional

El Bórax se utiliza para la medicina convencional en medicamentos muy diferentes, como algunos que se venden para la gastroenteritis infantil, en algunas gotas oftalmológicas para curar problemas en los párpados.

También se usa para el tratamiento de la artritis, tanto en pastillas como en cremas. Existen además colutorios con Bórax para tratar las aftas en la boca y ayudar a prevenir la caries, reforzando el esmalte dental.