¿Qué es la Belladona?

La Belladona es una herbácea de la familia de las solanáceas que tiene tras de sí una gran historia. Se cree que su nombre procede del uso que las mujeres romanas hacían de esta planta, cuya infusión servía para blanquear su piel y su jugo para dar brillo a la mirada.

Se ha utilizado siempre con fines místicos, ya que se creía que podía aportar poderes afrodisíacos o valor y ya en la Edad Media pasó a tener la consideración de hierba de brujas.

Propiedades y beneficios de la Belladona

Los principios activos de la Belladona se concentran principalmente en sus raíces, pero también en sus característicos frutos morados que no deben de ser confundidos con arándanos ya que su apariencia puede ser similar.

No obstante, en el caso del fruto de la Belladona, este puede ser tóxico, especialmente si se consumen bastantes de ellos.

  • Es antinflamatoria. Ayuda no solo a controlar las inflamaciones en los músculos, también en los órganos internos.
  • Ayuda a controlar la fiebre. Puede ayudar a bajar la temperatura si se utiliza de la manera adecuada y en la cantidad justa.
  • Es un analgésico suave. Por lo que sirve en casos de dolores moderados, aunque hay que tomarla en dosis muy bajas.
  • Ha demostrado gran efectividad para controlar los movimientos involuntarios de los músculos gracias a su acción relajante del sistema nervioso.
  • Ayuda a calmar el intestino y a mejorar todo el proceso digestivo.
  • Es un diurético suave muy útil en el caso de retención de líquidos. Pero también ayuda en los casos de pérdidas de orina.
  • Contribuye a aliviar problemas relacionados con el asma y otras afecciones respiratorias.

La Belladona en la homeopatía

En homeopatía la Belladona es uno de los 25 policrestos, es decir, de los remedios esenciales. Debería de estar siempre en nuestros botiquines debido a la gran variedad de usos que tiene.

Pero antes de entrar en sus usos queremos analizar las características de la persona que necesita tratarse con Belladona. Hablamos de una persona muy irascible, con un comportamiento extremo y que se encolerizan con facilidad. Son generalmente hombres de piel clara que en muchas ocasiones ha sufrido de malos tratos en su infancia, por lo que tiene mucha violencia en su interior.

Es una personalidad que puede pasar de estar tranquila a estar iracunda en segundos. Los extremos son lo suyo y no conoce el término medio ni el equilibrio. Si está tranquilo está muy relajado y si alguien le enfada se llena de ira casi al instante.

Son personas marcadas por el miedo, el cual en algunas ocasiones se traduce en verdaderas fobias. Muchos tienen terror a los perros, a los gatos o incluso a los roedores. Es relativamente común la hidrofobia.

El desequilibrio que viven estas personas les hace sufrir frecuentes dolores de cabeza y también mucha soledad, ya que a menudo la gente los rehúye porque no ofrecen confianza y puede generar temor por sus ataques violentos de genio.

La Belladona funciona muy bien en los casos en los que hay una inflamación clara y evidente, con una zona enrojecida, hinchada, caliente y que duele. También es útil en el caso de fiebres intensas y moderadas debidas a estas inflamaciones.

Se utiliza mucho con los niños, ya que ayuda a combatir las infecciones respiratorias y la tos nerviosa que a menudo sufren muchos pequeños. Además les ayuda a respirar mejor cuando hay catarros. Se usa para amigdalitis, otitis, faringitis y para problemas de pecho incluido el asma.

Es también útil para los problemas de sueño, para ayudar a superar fobias como las que ya hemos visto y para relajar en general a aquellas personas que se tensan física y mentalmente.

La Belladona forma también parte de los mejores remedios homeopáticos para la insolación y para los calambres musculares. Ayuda a una recuperación mucho más rápida y en el caso de la insolación, calma los síntomas de manera muy eficiente.

No debe de utilizarse Belladona en caso de embarazo, lactancia o sensibilidad a esta planta.

¿Cómo se utiliza en la medicina natural?

Aunque la Belladona se ha utilizado en la medicina natural desde siempre, actualmente ya no se hace, al menos no lo hacen de manera directa. Aunque hay medicamentos naturales que contienen Belladona y que sí se comercializan, el uso directo de la planta no es aconsejable.

Esto es debido a sus propiedades tóxicas, que pueden hacer que quién consuma esta planta sea en infusión sea por sus frutos acabe con serios problemas. Incluso, si se toma una sobredosis, el paciente puede acabar entrando en coma o muriendo.

No se debe de utilizar Belladona jamás para tratamientos caseros pues no es considerada una planta segura. Solo se debe de tomar en tratamientos naturales elaborados, en tratamientos homeopáticos o en tratamientos convencionales.

Su uso en la medicina convencional

En la medicina tradicional, la Belladona se ha utilizado para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson o de otras enfermedades son síntomas parkinsonianos gracias a su capacidad para relajar los músculos y mitigar los temblores.

También se ha utilizado en el tratamiento del colon irritable y de otras enfermedades del intestino, como la colitis. Los pacientes con estos males notan mejoría en gran medida cuando se les trata con dosis bajas de Belladona.

Debido que tiene la capacidad de dilatar las pupilas, también se utiliza Belladona en gotas oftalmológicas cuando es necesario provocar esta reacción.