Moxibustión

La moxibustión es una técnica de la medicina tradicional china que se utiliza como complemento en la acupuntura. Es muy efectiva y tiene el cometido de equilibrar la energía del cuerpo y sanar diversos trastornos y enfermedades que tengan su origen en ese desequilibrio que se pretende subsanar.

La moxibustión nació en China con el objetivo de paliar las enfermedades originadas por las bajas temperaturas que se sufrían en el norte del país.

En la actualidad, la moxibustión es capaz de curar muchas dolencias, pues su poder sanador es muy potente. Sin embargo, su aplicación puede hacer aflorar algunos miedos y dudas sobre posibles consecuencias o dolores que pueda causar. Algo sobre lo que arrojaremos luz a lo largo de este artículo.

¿Cómo se aplica la moxibustión?

La moxibustión utiliza el calor como su mayor aliado. Para ello, se utiliza un puro de moxa (planta artemisa) el cual se puede utilizar con las agujas o directamente sobre la piel. Esto, sin duda, causa mucho recelo, pues la mayorías de las personas piensan que les dolerá mucho o que les abrasará la piel.

puro de moxa

Ante esto es necesario decir que su aplicación en conjunto con las agujas no produce ningún efecto adverso. De hecho, esta técnica combinada con las agujas potencia la estimulación de los puntos que conseguirá en efecto buscado.

¿Qué ocurre cuando se aplica directamente sobre la piel? Solamente hay una técnica que no es muy utilizada pues provoca pequeñas quemaduras en la piel, aunque sus beneficios son enormes. Hay varias técnicas de moxibustión, ¿te gustaría descubrirlas?

Este tipo de técnica es la que produce pequeñas quemaduras en la piel debido a que la planta de artemisa se utiliza prensada en forma de pequeños conos que se disponen en puntos específicos del cuerpo. Como si de un cono de incienso se tratara, se quema la parte superior y se deja actuar para que el calor actúe en el punto dispuesto. Dado que esta técnica se utiliza directamente sobre la piel, también se la conoce como "método directo". Por la posibilidad de pequeñas quemaduras no es la más utilizada, aunque es sumamente efectiva para estimular el sistema inmunológico.
En este caso, la planta de artemisa se enrolla hasta formar un puro (moxa). Este se enciende y se aproxima a la piel, en los puntos específicos, siempre manteniendo una distancia de 4cm entre la piel y el puro. Para poder lograr los resultados que se buscan, es necesario trabajar cada punto durante 15 o 20 minutos. A este tipo de técnica también se la denomina "moxibustión indirecta".
Los reionki son unos instrumentos que presentan la forma de un tubo que está metido dentro de otro. Dentro del tubo se dispone la planta artemisa, a la que se le prenderá fuego. La parte externa del tubo se colocará sobre los diferentes puntos de la piel. Aunque la piel esté en contacto con el tubo, el calor no se aplica de forma directa por lo que no causa ningún tipo de daño a la epidermis.
Este es el tipo de moxibustión que utiliza en colaboración con las agujas de acupuntura. Las agujas se instalan en puntos específicos del cuerpo y en su extremo opuesto se coloca una pequeña bola de la planta artemisa que se enciende. La sensación de calor se transmite a través de la aguja, aunque esta no es muy potente, pero consigue los efectos buscados.

Los beneficios de la moxibustión

La moxibustión utiliza los mismos puntos de la acupuntura para tratar las diferentes dolencias a las que está destinada. Sin embargo, es necesario que arrojemos luz sobre algunos de sus beneficios que, como podremos observar, son numerosos.

  • Alivia dolores articulares como la artrosis.
  • Es una excelente aliada para trata problemas menstruales.
  • Ayuda a paliar los síntomas del estrés y la ansiedad.
  • Mejora los problemas de circulación.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Favorece la producción de hemoglobina.

Además de estos beneficios, es necesario detenernos a explicar aquellos que tienen relación con problemas de infertilidad y el embarazo. La moxibustión puede ser un excelente aliado para aumentar la fertilidad y conseguir que los tratamientos que se están utilizando para poder concebir tengan un complemento muy potente y natural que les dé un empujón para tener un resultado exitoso.

moxibustión conos

Asimismo, cuando ya hemos concebido, la moxibustión está especialmente recomendada a aquellas madres cuyo feto tiene una mala posición dentro de la barriga que puede provocar que nazca de nalgas. Se recomienda su uso en el tercer trimestre de embarazo.

Esta técnica nunca debe ser utilizada sobre el abdomen de las mujeres embarazadas.

Como curiosidad, es necesario mencionar que la moxibustión también se aplica a animales. La acupuntura no solo tiene como destinatarios a las personas, sino que también es efectiva en animales, en especial, bovinos, caninos, felinos, equinos y aves. Esta técnica no resulta dolorosa, peligrosa ni agresiva para ellos. Es más, les sugiere múltiples beneficios para paliar sobre todo cualquier tipo de dolor crónico que pueda estar mermando su calidad de vida.

¿En qué casos la moxibustión no está recomendada?

Hay algunas ocasiones en las que esta técnica no se podrá llevar a cabo, debido a que se pondrá en riesgo el bienestar del paciente y, también, porque quizás no se logren obtener los resultados buscados. Así, por ejemplo, si el paciente se encuentra con fiebre, trabajar con esta técnica que implica calor no será nada beneficioso.

De igual manera, si nos encontramos con heridas o alguna úlcera que se encuentre en un punto específico que debe tratarse, es imprescindible dejar que la llaga sane. Asimismo, por precaución, la moxibustión nunca debe utilizarse en ojos, oído, boca, nariz, cara o pechos.

Ahora que sabes más sobre la moxibustión, ¿te animarías a probar alguna sesión?