Los meridianos de acupuntura

Los meridianos de acupuntura son unos canales energéticos que conectan toda la estructura y tejido corporal. En las técnicas empleadas en la antigua China el cuerpo humano ya se dividió en estos doce canales, denominados meridianos.

Las funciones de cada uno de éstos, siguiendo las creencias de su época de origen, están condicionadas a que todos somos materia y energía. E interactúan con los factores medioambientales y emocionales.

La red energética conecta las extremidades con los órganos internos de cada persona. Esto permite equilibrar su organismo ante una disfunción o enfermedad. Y más, porque cada meridiano posee una ubicación y una función energética específica, a la que se puede acceder desde el exterior. Cada uno coincide con una víscera o con un órgano.

Estos doce meridianos se dividen en dos polaridades, según el tratamiento que dan a algunos problemas de dolor o de enfermedad:

YIN

En esta polaridad se sitúan los meridianos que transcurren de abajo hacia arriba. Situados en la zona interna, y anterior, de las extremidades y del tronco. Su principal origen es el órgano. Recorre el cuerpo hasta llegar a la vía externa, en el punto, para ser tratado en acupuntura.

Compuesto por los siguientes meridianos:

  • Meridiano del Pulmón: Canal a través del que da comienzo el ciclo. Posteriormente, recorre el resto de canales. Con energía procedente del estómago y los pulmones. Ésta es enviada a la piel, el pelo y el vello corporal.
  • Meridiano del Bazo-Páncreas: Envía su energía al tejido conjuntivo.
  • Meridiano del Corazón: Dirige a la sangre, y a sus vasos sanguíneos. Además, envía energía al cerebro. Influye en la memoria, la capacidad de concentración o en la coordinación de las personas.
  • Meridiano del Pericardio: Produce energía para el corazón, y lo protege. Regula el denominado sistema simpático nervioso. Y ayuda al tratamiento de problemas mentales.
  • Meridiano del Hígado: Encargado del almacenaje de la sangre. Envía su energía a los músculos, a los tendones y a los ojos, ya que incide en la capacidad visual. Dirige las funciones relacionadas con el metabolismo del hígado, y la sexualidad. Y, en el área psicológica, influye en la capacidad del coraje, la decisión y la astucia.
  • Meridiano del Riñón: Este canal actúa sobre las glándulas suprarrenales, y envía su energía a huesos y a dientes. Influye en el crecimiento, ya que controla el tiroides. Y, en el aspecto psicológico, incide tanto en la voluntad, como en la autoridad. El riñón utiliza como abertura el oído y el cabello.

YANG

A estos meridianos los encontramos de arriba hacia abajo. Ubicados en la cara externa, y posterior, de las extremidades y el tronco.

Los meridianos que pertenecen a este grupo son:

  • Meridiano de la Vesícula Biliar: Envía su energía al hígado y colabora con las funciones correspondientes al mismo.
  • Meridiano del Estómago: Encargado del mantenimiento del equilibrio sanguíneo.
  • Meridiano del Intestino Delgado: Interviene en la asimilación de alimentos y ejecuta la separación de los sólidos respecto a los líquidos. Además, envía su energía al corazón. E interviene en el impulso de la sangre y sus vasos sanguíneos, así como sobre el cerebro.
  • Meridiano del Intestino Grueso: Recibe los desechos procedentes del intestino delgado y los transforma para proceder a excretarlos. Envía la energía Yang a la parte Yin, y mantiene junto a éste el sistema piel-vello.
  • Meridiano Triple Calefactor: Interviene en cada uno de los denominados fogones o calentadores:
    • Fogón Superior: Compuesto por el corazón y por el pulmón. Domina la cabeza, el pecho, así como los miembros superiores. E interviene en las funciones cardiacas y respiratorias. Cuando este nivel recibe un ataque, la energía Yin se apodera de la superficie del cuerpo, y se manifiestan los temblores y los escalofríos.
    • Fogón Medio: Interviene en las funciones de digestión y asimilación de alimentos. Domina la zona epigástrica. Ésta se ve atacada cuando detecta exceso de fatiga o falta de alimento.
    • Fogón Inferior: Compuesto por vejiga, riñones y ambos intestinos. Dirige las glándulas genitales e interviene, tanto en la reproducción, como en la eliminación. Además, éste se ve afectado por trastornos óseos o afecciones, tanto ginecológicas, como renales.
  • Meridiano de la Vejiga: Interviene en el esfínter de la vejiga, así como en la uretra. Y en la próstata, en el caso de los varones. También interviene, tanto en la eliminación de líquidos, como en el control del agua del cuerpo. Y envía su energía para que actúe en huesos y en articulaciones.

Junto a estos doce meridianos, que se sitúan en la parte derecha e izquierda del cuerpo, se suman otros dos, ubicados en la línea media corporal. Son conocidos como los extra meridianos.

Estos extra meridianos son:

  • Du Mai (Vaso Gobernador): Canal responsable de transporte de la energía hasta el cerebro.
  • Ren Mai (Vaso de la Concepción): Recibe la energía de todos los canales Yin. Está en continua relación con todos ellos, formando así un único Yin.

A través de los meridianos de acupuntura se logra canalizar esta energía vital. Cuando ésta se encuentra en armonía, nos proporciona buena salud. En caso de no ser así, posiblemente padezcamos alguna enfermedad.